Clicky

15 Diciembre, 2018 0 Comentarios

Tengo ya una cierta trayectoria emprendiendo… son muchos los conocimientos que he ido acumulando en todos estos años (y continuo aprendiendo cada día y así será hasta el final) y… acabo de analizar a varios influencers de este mundillo (emprendimiento, marketing, crecimiento personal…) esta misma tarde, cada uno con sus particulares estrategias de marketing… unos más jóvenes otros más mayores… y siempre la conclusión a la que llego es la misma. Te explico…

 

  • ¿Cómo este tío tiene casi medio millón de suscriptores en Youtube?
  • ¿Cómo este otro tiene 100.000 seguidores en Instagram?
  • ¿Por qué éste no para de viajar por todo el mundo dando conferencias?
  • ¿Por qué ésta lleva no sé cuantos libros escritos?
  • ¿Por qué esta chica vende como rosquillas sus cursos online?
  • ¿Por qué todo el mundo habla de él y le entrevistan?

… las preguntas no acabarían pero ya ves por donde voy…

 

Si uno no se mete a analizar cada una de estas personas, cómo lo hace… acabas diciendo: “es un/a crack, es muy bueno/a en esto…” Indirectamente te dices: yo no lo soy, adiós muy buenas.

Si decides analizarlos un poco en detalle (no hace falta mucho…) te encuentras con la realidad. Conseguir lo que consiguen es gracias a una gran mentalidad.

 

Efectivamente hacen cosas muy bien, se merecen estar ahí porque si uno tiene casi medio millón de suscriptores en Youtube es porque hay medio millón de personas interesadas en lo que dice, ni más ni menos, pero al mismo tiempo hay otra realidad que es la que quiero que veas para que avances en tu camino.

 

Esta lista de ejemplo sería infinita:

  • Pero si la edición de sus vídeos es muy normalita, la que tiene, que es poca.
  • El tío no sabe de SEO en Youtube, si supiera crecería mucho más.
  • Tiene un blog peor que el de mi vecina.
  • La web le falla más que una escopeta de feria, no está muy bien hecha.
  • No se molesta en hacerse más fotos profesionales con la popularidad que tiene (ya un cierto nivel de pasta) y pone la misma foto en la mitad de sus artículos.
  • Sus cursos online están bien pero tampoco son muy rigurosos.
  • Tampoco es que sea un gran orador.
  • Vaya rollazo que mete en cada publicación de Instagram, si lo hiciera de esta otra manera conseguiría más engagement (del que ya consigue).
  • Su soporte deja mucho que desear.
  • ...

 

Vaya… que descubres que alguna de las cosas que hace las haces tú mejor que él o ella. Y que por muy arriba que estén en popularidad, seguidores, likes, etc… NADIE hace las cosas perfectas, ¡ni mucho menos!.

 

De esto se deduce que tenemos LA OPORTUNIDAD de hacer cosas equivalentes a ellos.

 

Están donde están por...

Hay diferentes motivos, cada uno los suyos pero tienen uno en común (motivo de este artículo). Lo diré de varias maneras para que quede clarito:

 

  • Tienen cara
  • Le ponen huevos al asunto
  • Sin complejos
  • ...

yo tengo seguidores

 

Vaya… lo que creo que dicen la mayoría de los padres a sus hijos tanto en la infancia: “dile a tu amigo que no quieres jugar con él en lugar de ponerte a llorar”, como en la adolescencia: “espabila y deja la consola luego dices que no encuentras novia”. Lo mismo nos pasa de adultos, nos replegamos y nos limitamos cuando en el fondo es MUCHO más fácil de lo que parece: graba ese vídeo y no te lo pienses tanto, haz el podcast y cuenta lo que sabes, hazte una foto aquí sin pensar en la gente que te está mirando.

 

Conclusiones finales

Has de tener cara.

Has de contar las cosas A TU MANERA, como eres tú.

NO pretendas hacer nada perfecto.

DV

Nota: Si este artículo te ha sido útil, únete a los 21.204 Seguidores 👉AQUÍ

¡También puedes seguirme en Instagram y YOUTUBE!

David Vega
David Vega