Clicky

14 Febrero, 2019 0 Comentarios

TODOS nos saboteamos continuamente con nuestros pensamientos repetitivos con no podemos hacer algo, si tuviera esto…, si se comportaran así conmigo… Nuestra mente nos debilita con esta negatividad masiva y así NO podemos conseguir lo que nos proponemos.

 

¡Necesitamos una mentalidad ganadora (mindset)!

 

CREENCIAS LIMITANTES

Te enumero algunas de las más habituales:

1. Mañana empiezo

Si una tarea te da pereza hacerla, nunca te apetece…, te cuesta hacerla por algún motivo… tienes tendencia a postergar su acción. Finalmente no la haces ni mañana ni nunca o la acabas haciendo con mucho retraso deprisa y corriendo en el último momento cuando quizás ya es imprescindible hacerla.

 

Si algo realmente lo tienes que hacer la solución es simplemente ACTUAR, hacerlo cuando toca cueste lo que cueste hasta acabarlo.

 

2. Necesito una gran meta en mi vida

Puedes tener un gran propósito muy lejano al que nunca te acercas. Siempre es una nebulosa del futuro.

 

La solución es fijarse metas más pequeñas y cercanas en el tiempo que puedas cumplir. Acciones concretas acotadas en el tiempo que te permitirán llegar mucho más lejos.

 

3. No sé por dónde empezar

Este pensamiento limitante hace que no empieces nunca. Suele pasar porque tienes un objetivo grande (lo de grande es siempre algo relativo) y como que hay tantas cosas que hacer te quedas bloqueado. Es normal.

 

Tienes que desglosar ese gran objetivo en tareas más pequeñas y concretas. Pero no hace falta planificarlo todo porque lo realmente importante es ponerte en acción.

 

4. No sé lo que quiero

Es habitual que no sepas lo que quieres y entonces claro, no puedes planificar nada para ejecutarlo.

 

Has de ser positivo, proactivo, ¿qué no te gusta? igual así ves más claro lo que sí te gusta…, qué te apasiona aunque siempre lo descartes por verlo “difícil”…

 

5. No tengo tiempo

Esto es buenísimo, todo el mundo dice lo mismo…

 

TODOS tenemos las mismas 24 horas al día y si te fijas seguro que verás a personas que hacen muchas más cosas que tú. De alguna manera las hacen, ¿no?. Tienes que establecer prioridades, decidir qué haces tú y qué hacen otros. Qué no ha de hacer nadie...

 

6. No tengo dinero

Esta es una de las creencias más comunes junto a la anterior.

 

Todo es relativo… igual no quieres prescindir de ese coche que te has comprado, de unas buenas vacaciones, de ropa de marca… y entonces no inviertes en formación, en depositar una mínima cantidad para arrancar tu startup…

Tu situación puede ser difícil pero siempre hay maneras de desbloquearla. Si no sabes cómo hacerlo pide ayuda.

 

7. No sé lo suficiente

Cuanto más sabes más te das cuenta de que hay cosas que no sabes. Profundizar en un tema implica justamente ver que es más complicado de lo que parecía pero esto es ya una buena señal, quiere decir que te estás implicando, estás aprendiendo… A partir de aquí nunca se sabe todo de manera que hay que arrancar tu proyecto, no esperar a ser un premio Nobel…

 

8. Soy un fraude

Es curioso pero esto pasa incluso a todas las personas que tienen un gran éxito. Hasta a Einstein le pasó durante toda su vida… ¡glups!.

 

Mejora lo que puedas pero ten en cuenta que nadie lo hace todo perfecto. ¿Cuánta gente ODIA a Apple, la empresa de tecnología más potente y exitosa del mundo? Pues varios millones de personas. Ya está dicho todo. Tira millas.

 

9. No necesito a nadie

Eres muy controlador, responsable, crees que nadie lo va a hacer tan bien como tú, te sobrecargas de trabajo…

 

En algún momento si creces has de delegar tareas. Un método muy bueno es APRENDER, APLICAR, DELEGAR.

Intenta pedir ayuda a personas que creas pueden hacer algo y cada vez delega más en ellas.

 

10. A todo el mundo le va mejor que a mí

No es buena idea compararse con los demás. Aparte de que es falso, sólo conoces una pequeña parte de lo que le sucede a esa persona.

 

Tú eres una persona única y no tiene sentido que te midas con los baremos de otros. Cada uno elige su camino. Lo que has de hacer es compararte contigo mismo, cómo estabas, cómo estás ahora, cómo quieres estar en un futuro…

 

 

Seguro que has detectado cuáles son las que te afectan más. Ahora conociéndolas puedes poner remedio. 😀

DV

Nota: Si este artículo te ha sido útil, únete a +1.135 suscriptores 👉NEWSLETTER GRATIS

¡También puedes seguirme en Instagram y YOUTUBE!

David Vega
David Vega